COMERCIO.PNG


El comercio romano fue la actividad de intercambio de productos por dinero u otros bienes que se producía en la antigua Roma, y que se desarrolló durante la república y el imperio para llegar al máximo los siglos I y II favorecido por la seguridad y las buenas comunicaciones, y en general por la paz romana.
El comercio se organizaban a través de los mercados diarios, uno cada nona (es decir, cada ocho días) llamados Nundinae. Existían otros mercados periódicos, como ferias, llamados Mercatus.



mercado_romano.jpg




Al principio el pago de grandes cantidades se hacía en bueyes y carneros (1 buey = 100 ases = 10 carneros; 1 cordero = 10 ases), el bronce (aes) fue también adoptado como tipo de cambio (de donde aestimatio).
Como productos importados, junto a algunos de escasa incidencia en la población y limitados a las clases altas del Estado:
- joyas de oro
- vidrio fundido
- objetos de alabastro
- huevos de avestruz pintados
- perlas de vidrio o de ámbar
- perfumes
- adornos
- telas
- púrpura
- marfil
- incienso


Los intercambios comerciales, inicialmente pagados en bueyes y carneros, se empezaron a pagar más tarde con monedas de cobre. La primera moneda fue la libra de cobre. Después se fueron incorporando las monedas de plata (denario y sestercios).



moneda_romana.jpg


El comercio de Roma con la provincia de Hispania Citerior tuvo un producto destacado: el vino, que era llevado hacia los mercados celtíberos mediante Calagurris (Calahorra) y otras ciudades. Los turdetanos, que cultivaban el vino desde antiguamente, vieron ampliada limitadamente su producción.


HOME