GULTO.png

Los romanos no colocaban las tumbas en un lugar tranquilo y solitario, sino a orillas de las calzadas a la salida de las ciudades.

Algunas eran grandiosas e impresionantes y parecían casas en pequeño; otras eran mucho más sencillas que se decoraban con flores.

Se creía que su actividad vital continuaba en cierta manera y por tanto había que abastecerlo de las cosas que necesitara. Un cazador querría tener su lanza, un agricultor sus aperos...y si se incineraba sus ob
jetos tambien con él se quemaban.

Se pensaba también que los espíritus de los muertos tenían hambre y sed, por tanto había que alimentarlos. En la tumba se colocaban con regularidad ofrendas de huevos, judías, lentejas y vino. A veces se abrían agujeros en las tumbas para poder echar vino dentro. Se ofrecía vino porque era un sustituto apropiado de la sangre
aunque tambien se hjacia una ofrenda de sangre con el sacrificio de un animal.

Había también algunas personas que creían en un mundo de ultratumba donde los malos sufrían castigos por las malas acciones cometidas durante su vida y donde los buenos vivían dichosos eternamente.Las personas que no creían en alguna forma de vida después de la muerte eran pocas. Eran los seguidores de un filósofo griego llamado Epicuro, que enseñaba que, cuando alguien moría, el espíritu que le daba vida se disolvía en el aire y se perdía para siempre.


mundofunerario90.gif

El entierro de un romano de elevada condición económica y social se caracterizaba por la solemnidad del ritual. Delante de la comitiva fúnebre, iban los esclavos tocando flautas, trompas y trompetas, los portadores de antorchas, las plañideras profesionales, los bailarines y los mimos.

La creencia en la vida de ultratumba era muy similar entre las cultura griega y romana, ya que ambas imaginaban un mundo pa
ra las almas que se conocia bajo diferentes nombres como Hades, Pluton, Tártaro, Averno o Infierno. Las almas eran conducidas por mercurio hasta las orillas del rio aqueronte, alli las esperaba. Caronte que, con el previo pago de una moneda que los difuntos llevaban en el interior de la boca los transportaba a la puerta del mundo de la ultratumba, en elas estaba el perro de tres cabezas llamado Cebero que detectaba la intromision de algun vivo.

cerbero101lh8.png

Caronte.JPG

Dentro del inframundo se hacia un juicio en el que se decidia que hacer con el alma.











HOME