Arcos de triunfo:


Un arco de triunfo es un monumento construido para conmemorar una victoria militar, aunque en realidad se usó para festejar a un gobernante. Los primeros arcos de triunfo fueron levantados por los romanos en la Antigüedad y cada uno estaba dedicado a un general victorioso. El arco de triunfo clásico es una estructura autónoma, bastante separada de las puertas o murallas de la ciudad.



El Arco de Bará es un arco de triunfo construido por los romanos a unos 20 kilómetros al nordeste de Tarragona. Es uno de los elementos del «Conjunto arqueológico de Tarraco», declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es un arco honorífico constituido por un cuerpo central sobre un podio, decorado con falsos pilastres acanalados que culminan en capiteles corintios.
arco_de_bara.JPG


El Arco de Constantino (Arco di Costantino) es un arco del triunfo que se encuentra entre el Coliseo y la colina del Palatino, en Roma. Se erigió para conmemorar la victoria de Constantino I el Grande en la batalla del Puente Milvio, y a otros emperadores anteriores.
Tiene tres arcos, siendo el central de 11,5 metros de alto y 6,5 de ancho. La parte inferior del monumento está construida con bloques de mármol, mientras que la parte superior (llamada ático) es de ladrillo con remates de mármol.

arco-constantino.jpg

El Arco de Tito es un arco de triunfo, situado en la Vía Sacra, justo al sudeste del Foro en Roma. Rememora las victorias de Tito contra los judíos. Las figuras que lo adornan se mueven entre lo real y lo divino, fundiéndose en una misma composición.
arco-tito.jpg

El Arco de Medinaceli constituye un ejemplo único de arco de triunfo romano monumental dentro de Hispania. Ubicado en Medinaceli, provincia de Soria, es el único de tres vanos existente en España. Su conservación es aceptable salvo su decoración que es pobre y esta muy desgastada debido a la situación geográfica en la que se encuentra.
arco_medinaceli.jpg


COMPRUEBA LO QUE SABES:



HOME